6 razones por las que deberías consumir frutos secos ecológicos

El auge de la agricultura ecológica es una necesidad que va mucho más allá de una simple moda. En un mundo de recursos limitados en el que el cambio climático y el desperdicio alimentario son un problema real, es necesario crear alternativas que respeten los ecosistemas, como la agricultura ecológica.

 En Nouca, como productores de frutos secos ecológicos nos sumamos al cambio para generar una comunidad más sostenible. Es por eso que hoy os vamos a hablar sobre el efecto de la agricultura ecológica en los frutos secos.

¿Por qué consumir frutos secos ecológicos? Los 6 motivos clave:

1. No se emplean sustancias químicas sintéticas ni organismos modificados genéticamente

Esto hace que no se encuentren residuos químicos. ¿El resultado? Unos frutos secos ecológicos sanos y sabrosos que garantizan unos valores de salud, sostenibilidad y calidad.

2. Aumenta la biodiversidad del suelo (y bienestar animal)

En nuestro caso, trituramos la hierba y la incorporamos al suelo para que se transforme en materia orgánica. Así, conseguimos un suelo vivo y contribuimos a la salud de todo el ecosistema.

3. Aprovechamiento de residuos

Los frutos secos y las cáscaras en mal estado, se mezclan con el estiércol y se emplean para abonar el año siguiente. El resultado es un aumento de la fertilidad y un suelo vivo.

4. Menos gasto de agua

En Nouca tenemos un sistema de riego por microaspersión que dosifica el agua gastando lo estrictamente necesario según el estado fenológico del árbol. Con un sistema de sondas subterráneo y un pozo construido a mano en nuestras fincas, aprovechamos el agua riego a riego para optimizar al máximo este recurso natural.

5. Preserva los ecosistemas

Lo hacemos mediante prácticas acorde con los procesos naturales mediante la retención del agua y el equilibrio ecológico.

6. Apoya la economía local y a los pequeños productores

En Nouca impulsamos la economía local mediante la promoción de los pequeños productores. Por eso, creamos empleo para jóvenes aportando nuestro granito de arena para crear un planeta más sostenible.

En resumen, los frutos secos ecológicos no solo son más saludables, sabrosos y de calidad, sino que con su consumo estarás participando en la lucha contra el cambio climático, el mantenimiento de la biodiversidad y el apoyo a las pequeñas empresas y economías locales.

¿Lo tienes claro? En este caso te invitamos a que eches un vistazo a nuestra tienda online y pruebes nuestros frutos secos ecológicos cultivados artesanalmente y con mucho cariño por pequeños productores.

El pistacho: Todo lo que tienes que saber

En NOUCA somos fanáticos de los frutos secos, y el pistacho es uno de nuestros favoritos. ¿Sabías que es conocido como el oro verde por sus propiedades y beneficios? Si quieres saber más sobre él, no dudes en leer el siguiente artículo.

Características del pistacho

Su nombre científico es Pistacia Vera y proviene de un árbol de pequeño tamaño conocido como Pistachero o Alfónsigo. Este es originario de las regiones montañosas de Siria, Turquía, Grecia, Irán (principal productor a nivel mundial), Pakistán, Afganistán, Kirguistán y Turkmenistán, países donde se consume en grandes cantidades.

La historia del pistacho -al menos lo que conocemos de ella- se remonta al año 7000 A.C. siendo uno de los árboles más antiguos del mundo. Posteriormente, en el siglo VI D.C. pasa de Asia Occidental a Irán Central, lo que se conoce hoy en día como Medio Oriente. Se conserva un manuscrito de esa época donde se indica que el Pistacia era muy conocido por los romanos en tiempos de dominación europea.

El árbol de alfóncigo puede crecer hasta 10 metros y prefiere suelos salinos, puede sobrevivir a bajas temperaturas invernales (-10°C) y bastante altas en verano (40°C). Necesita estar orientado hacia el sol para que se desarrollen sus hojas pinnadas y por supuesto sus frutos, que son una drupa con semilla alargada (lo que se consume).

Los alfóncigos se plantan en huertos y tardan entre 7 y 10 años en producir buena cantidad de pistachos. Recién a los 20 años de vida, el árbol alcanza su pico de producción.

Valores y propiedades nutricionales del pistacho

¿Te gustaría saber por qué al pistacho se le conoce como “oro verde? No solo es debido a su color verdoso, sino también a sus múltiples propiedades, tal y como sucede con todos los frutos secos.

Para empezar, el pistacho tiene una gran cantidad de hierro, por lo cual es considerado como un excelente remedio casero para las personas que tienen problemas de anemia. Además, se recomienda consumir en aquellos que llevan dietas muy estrictas, que no consumen carne o que realizan deportes de alto rendimiento.

Justamente en relación a esto último, merece la pena destacar que el pistacho es conocido como “el snack de los corredores”, una gran fuente de energía y carbohidratos antes de una carrera o de un entrenamiento fuerte.

Por su parte, este riquísimo fruto nos aporta vitaminas B2, B6 y E, conocidas por sus efectos beneficiosos en el estado de ánimo así como también en la salud en general. Y no solo eso, sino que el pistacho también nos ofrece calcio para nuestros huesos, potasio y magnesio para los músculos y fibra para regular el sistema intestinal.

Este último aporte (junto a los antioxidantes que contiene) también lo convierte en un gran aliado ante los problemas del corazón. Y a su vez, favorece la eliminación de líquidos, evitando la retención y los problemas sanguíneos.

Debido a que al comer un puñado de pistacho -con tan solo 130 kcal- disfrutamos de una sensación de saciedad, está recomendado para los que quieren bajar de peso, reducir masa corporal o mismo comer más sano (y evitar, por ejemplo, los snacks de paquete).

El pistacho y la vida sexual

Pero aquí no terminan los beneficios del pistacho, porque aún hay más. Según un estudio del Hospital Universitario Ataturk de Ankara (la capital de Turquía), este fruto seco mejora la calidad de las relaciones sexuales. Sí, así como lo estás leyendo.

Esta investigación publicada en 2019 afirma que añadir 100 gramos de pistachos a la dieta diaria durante tres semanas tiene efectos positivos en hombres con disfunción eréctil. También se recomienda en personas con bajo deseo o satisfacción sexual, porque se dice que aumenta la función orgásmica. Todo esto se debe, al parecer, a un aminoácido llamado arginina, que relaja los vasos sanguíneos.

Si estás pensando en tener hijos, puedes consumir pistacho para mejorar la producción de espermatozoides. Gracias al aporte de selenio (un mineral que neutraliza los radicales libres) y el zinc (que contribuye a la fertilidad y al mantenimiento de niveles de testosterona en sangre).

Deliciosa receta con pistacho

Puedes disfrutar de este delicioso fruto seco con un puñado tostado en la merienda o a media mañana, pero también aprovecharlo en preparaciones más elaboradas, como puede ser el pudin de pistachos.

Ingredientes:

100 gramos de pistachos

175 gramos de harina de todo uso

175 gramos de azúcar

175 gramos de mantequilla

3 huevos

30 ml de nata líquida

1 cucharada colmada de levadura

1 cucharadita de extracto de vainilla

1 pizca de sal

Preparación:

1.Enciende el horno a 180°C y engrasa y enharina un molde para budines.

2.Pela los pistachos, quita la cáscara y tritura (puede ser con un mortero o con un triturador eléctrico).

3.Coloca en un recipiente el harina, la levadura y la sal.

4.Bate la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar. Añade de a uno los huevos y luego la nata y el extracto de vainilla, sin dejar de remover.

5.Combina esta mezcla con los secos (harina) y agrega finalmente los pistachos.

6.Vierte sobre el molde para budín y lleva al horno durante por lo menos 40 minutos (o cuando al introducir un palillo salga seco y limpio).

7.Espera que se entibie para desmoldar y servir. ¡Es un perfecto acompañante para el café de la tarde!

Finalmente, algunos datos que nos han llamado mucho la atención sobre los pistachos en NOUCA: cada 26 de febrero se celebra su día y en China se lo conoce como “el fruto seco feliz” por su apariencia de boca sonriente.

Propiedades nutricionales de los frutos secos

En NOUCA somos conscientes de las múltiples ventajas que proporciona a nuestro organismo el consumo de frutos secos como las almendras, avellanas, nueces o pistachos.

No todo el mundo conoce los beneficios de consumir estos deliciosos y saludables frutos de la naturaleza. Por eso a continuación os contamos cuales son sus principales propiedades y valores nutricionales.

¿Por qué consumir frutos secos?

Se trata de una de las mejores opciones para consumir estando en casa, en el trabajo, en la universidad, después de entrenar o de paseo. 

Una de las principales características de los frutos secos es que tienen bajo contenido de agua y alto de grasas… ¡pero de las buenas! Reducen los niveles de colesterol “malo” o LDL gracias a la cantidad de estas grasas saludables. 

Cada 100 gramos pueden aportar entre 100 y 180 Kcal y por eso se cree que no son buenas en personas que hacen dieta o quieren bajar de peso. Nada más lejos de la realidad, porque como contrapartida sacian mucho el apetito y evitan picar a entre horas (además de reducir la ansiedad por la comida y las ganas de comer snacks poco saludables).

Entre las principales propiedades y valores nutricionales de los frutos secos podemos decir que son una gran fuente de minerales (calcio, hierro, zinc, potasio, fósforo, magnesio, entre otros) y de vitaminas (principalmente B y E). A su vez aportan cantidades interesantes de proteína vegetal y fibra. 

Propiedades y valores nutricionales de las almendras

El fruto del almendro es uno de los más conocidos y consumidos a nivel internacional. Cada 100 gramos de almendras contienen nada menos que 20 gramos de proteínas y muchos aminoácidos esenciales. 

Su aporte de hidratos de carbono es del 9,3%, pero la mayoría de estos son de absorción lenta. El 54% de su peso es grasa saludable (monoinsaturadas). Con 30 gramos al día estaremos ofreciendo al cuerpo el 9% del calcio que necesita para fortalecer los huesos. 

Otro beneficio de la almendra es que se trata de un alimento con gran poder antioxidante. Si comemos 30 gramos de este fruto estaremos cubriendo el 63% de las necesidades básicas de vitamina E.  

Propiedades y valores nutricionales de las avellanas

No hay duda de que las avellanas son uno de los frutos secos más deliciosos que existen. Lo relacionamos con las navidades y con el clima frío, pero se pueden comer todo el año. Son ricas en proteínas, antioxidantes y vitaminas. 

Se recomienda consumir avellanas durante el embarazo y la lactancia por su aportación de ácido fólico y zinc, así como en personas deportistas o estudiantes, es decir, aquellos que tengan exigencias físicas o mentales superiores. 

Propiedades y valores nutricionales de las nueces

Por cada 100 gramos de nueces estaremos sumando 600 calorías a nuestro organismo. Se aconseja moderar su ingesta sin dejar de lado este delicioso fruto. ¿Por qué? Porque nos proporcionará 54 gramos de grasas buenas, 21 gramos de hidratos de carbono, 20 gramos de proteínas y 3,7 gramos de fibra.

Una de las principales ventajas es que nos ofrece ácidos grasos Omega 3, encargados de reducir las enfermedades inflamatorias, tales como psoriasis o artritis reumatoide. A su vez, sus ácidos grasos Omega 6 disminuyen los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia.

Propiedades y valores nutricionales de los pistachos

Presente en muchas recetas de Turquía y alrededores, los pistachos son los más golosos de los frutos secos, con un sabor agridulce interesante. Aportan un 20% de proteínas vegetales y un 28% de hidratos de carbono, así como un 10% de fibra (perfecto para regular el tránsito intestinal).

Es beneficioso para el corazón gracias a su aporte de grasas monoinsaturadas y es el fruto seco más rico en hierro, por lo cual se recomienda en personas con anemia.

Ahora que ya conocéis las propiedades nutricionales de estos frutos secos ya podéis empezar a consumirlos para aprovechar al máximo sus beneficios. ¡Elige los que más te gusten y disfrútalos en cualquier lugar y momento, solos o en tus recetas!

La almendra: Todo lo que tienes que saber

Riquísimas y cada vez más usadas, las almendras son unos frutos secos que deben estar presentes en tu alimentación. 

Llenas de beneficios para nuestro organismo, un buen aporte de proteínas y la posibilidad de disfrutarla “en crudo” para un tentempié de media mañana o media tarde, las almendras son un alimento delicioso… ¿Ya lo has probado? 

¿De dónde proviene la almendra?

plantación de almendro

El almendro (nombre científico Prunus dulcis) es un árbol frutal de hojas caducas (se caen en otoño) oriundo de zonas templadas o cálidas – siempre soleadas – que no tolera mucho el frío. Puede alcanzar los 10 metros de altura y su tronco es liso y verdoso durante la juventud, pasando a un tono más grisáceo en su etapa adulta. 

Aunque no lo parezca, el almendro es de la misma familia que la rosácea, ¡una de las más evolucionadas del reino vegetal! Otra de las características destacadas es que tiene una floración temprana y el fruto se recoge 9 meses después de que comienzan a aparecer las flores. ¡Por eso también es uno de los favoritos de las abejas! 

En cuanto a sus necesidades específicas de suelo, este debe ser suelto y arenoso, con buen drenaje para no oprimir las raíces. 

Sin extendernos demasiado, les contamos que el almendro se cultiva desde la antigüedad en las zonas actuales de Palestina, Siria e Irán (Persia). Incluso aparece en las leyendas de la Biblia, simbolizando la vigilancia. No es extraño entonces que el árbol aparezca en pinturas del niño Jesús, haciendo referencia “al fruto de la virgen”.

Posteriormente los griegos lo llevaron a las costas del Mediterráneo y ya en el siglo XVIII un grupo de misioneros franciscanos plantaron los primeros almendros en San Diego, California. 

Valores y propiedades nutricionales de la almendra 

El fruto del almendro se la conoce como “almendra”. Esta tiene hidratos de carbono, agua, celulosa, proteínas y más de la mitad de su composición es grasa saludable. También nos aporta vitaminas B y D, hierro, calcio, fósforo y potasio, entre otros minerales.

Debido a que las almendras poseen azúcar no se recomiendan en personas con diabetes. Es bueno saber a su vez que este fruto seco tiene un alto valor energético y es muy saciante. Con un puñado dejaremos de tener apetito y mantendremos esa sensación por un par de horas. 

¿Por qué deberíamos introducir la almendra en nuestra dieta? 

Son muchos los beneficios de consumir almendras, por eso merece la pena destacar algunos de ellos:

-Reduce el colesterol “Malo”: si tienes niveles de LDL elevados, te recomendamos que empieces a consumir un puñado de almendras (mano cerrada) cada día. Su contenido en grasas saludables ayuda a destapar las arterias y mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular en general.

-Son aliados en dietas para bajar de peso: se suele creer que las almendras en particular y los frutos secos en general no son compatibles entre las personas que quieren adelgazar. Si bien es verdad que tienen bastantes calorías, lo cierto es que también sacian bastante el apetito y son más saludables que cualquier snack o barra de cereal. Como si esto no fuera suficiente, las almendras reducen la ansiedad entre comidas y esas “ganas” de comer a cada rato.

-Disminuyen la inflamación: Comer almendras periódicamente aporta una gran cantidad de antioxidantes en nuestro organismo. ¿Para qué sirven? Para bajar la inflamación y ralentizar el envejecimiento natural de nuestros órganos.

-Pueden reducir el riesgo de padecer Alzheimer. Si bien los estudios son muy recientes, se cree que los frutos secos, entre ellos las almendras, podrían ser una manera de evitar la aparición temprana de esta enfermedad cognitiva de la que poco se sabe.

-Mejora la artritis. Aquellas personas con artitris reumatoide experimentan mejoras interesantes en sus articulaciones y movimientos. 

Recetas con almendras 

Podemos incorporar las almendras de diferentes maneras en nuestra dieta. Lo más fácil es comer un puñado de este riquísimo fruto seco por las mañanas o las tardes. Pero también existen otras opciones, por ejemplo: en tartas, turrones, mazapán, toppings de helados, en chocolates, como leche vegetal o incluso como aderezo. ¡Las almendras son muy versátiles y se pueden consumir en preparaciones dulces o saladas!

Algunas recetas fáciles y rápidas para empezar a agregar almendras en tu dieta:

1.Yogur con almendras y fruta

En un frasco o vaso de vidrio colocas una capa de avena, una de yogur, una de almendras picadas, otra de yogur y por último decoras con fruta fresca u otro fruto seco.

2.Leche de almendras

Solo es cuestión de colocar almendras y agua en la licuadora y procesar bien. Luego se cuela con un colador de tela y se consume el líquido (se puede endulzar o aromatizar por con vainilla). Lo que queda en el colador se conoce como “bagazo” y se usa en pasteles y otras preparaciones dulces.

3.Aderezo de almendras 

Si eres fanático de lo agridulce, este aderezo es perfecto para ti. Solo tienes que mezclar un puñado de almendras picadas con un poco de vinagre, zumo de naranja, aceite de oliva, sal y pimienta. ¡Lo esparces por encima de una ensalada y a disfrutar!

En NOUCA te recomendamos que empieces a consumir almendras, un súper alimento con muchas proteínas, vitaminas y minerales. Que además de delicioso, sacia el apetito y puede ser una excelente opción para evitar los snacks de paquete o el “pica pica” entre comidas. ¡Si aún no las has probado, dales una oportunidad!

Las propiedades de las nuez que lo convierten en un superalimento

En NOUCA nos encanta que todos coman frutos secos, pero sabemos que no todos saben las propiedades de las nueces, nuestro producto estrella. Por eso, en esta nota te contaremos sus principales virtudes y por qué deberías consumirlas todos los días.

Origen y aportes nutricionales de las nueces

Como primera medida es bueno saber de dónde surgen las nueces. Se trata del fruto del árbol del nogal, originario de Asia Menor y de Europa. Posteriormente se expandieron a América y en la actualidad hay varios tipos, siendo la de California la más consumida. 

Este alimento se puede consumir tanto crudo como dentro de preparaciones, tanto dulces como saladas.

Una vez que se rompe la cáscara redonda gruesa y oscura lo que se come es “la pulpa”, cuya forma es realmente particular. Muchos dicen que se asemeja al cerebro humano. De color blanco y cubierta por una fina capa de color amarillo, es una verdadera delicia.

No deben comerse cuando están verdes ni es recomendable cocinarlas ya que pierden una buena parte de sus propiedades (por ejemplo en pasteles o budines). Para una mejor conservación se aconseja dejar las nueces en un recipiente cerrado herméticamente y no dejarlas mucho tiempo sin comer.

Se cree que las propiedades de las nueces están relacionadas con su alto aporte de calorías, sin embargo, se valora más su cantidad de nutrientes. Entre ellos podemos destacar proteínas, fibra, antioxidantes, ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 y 6, esteroles, sodio, potasio, hierro, zinc, magnesio, calcio, fósforo y vitaminas B y E.

Cada 100 gramos de nueces crudas nos aporta 4 gramos de agua, 65 gramos de grasa, 654 kcal, 14 gramos de hidratos de carbono, 15 gramos de proteínas y 7 gramos de fibra.

Las principales propiedades de las nueces

Ricas en nutrientes, deliciosas, saciantes y perfectas para diferentes tipos de alimentación… echa un vistazo a las principales propiedades de las nueces:

1.Son antiinflamatorias

Las nueces funcionan como un antiinflamatorio natural y por lo tanto es recomendable su consumo para disminuir el riesgo de enfermedades crónicas o el envejecimiento celular prematuro.

2.Mejoran las funciones cerebrales

Como decíamos anteriormente, las nueces tienen “forma de cerebro” y gracias a ello podemos recordar esta propiedad. Al aportar una buena cantidad de ácidos grasos Omega 3 reducen la depresión, el insomnio y la hiperactividad.

También sirven para tener mejor memoria y concentración a cualquier edad. Y al ser ricas en lecitina, fósforo y Vitamina B mejoran el funcionamiento de las neuronas. Se cree que previene la aparición de ciertas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

3.Ayudan a conciliar el sueño

La melatonina que tienen las nueces nos sirve para sincronizar los ciclos de luz y oscuridad evitando así la falta de sueño e incluso las pesadillas. Un puñado de nueces por la tardenoche es perfecto para ir a la cama y poder dormir de manera más sencilla.

4.Previenen las enfermedades cardiovasculares

Consumir nueces todos los días reduce la aparición de enfermedades cardíacas, además de ayudar a bajar los niveles de colesterol malo o LDL. Cuando se tiene mucho colesterol es más probable padecer de enfermedades como la aterosclerosis, el accidente cerebrovascular o el ataque cardíaco.

5.Podemos disfrutar de un cuerpo más fuerte

Otra de las propiedades de las nueces que merece la pena destacar es que permiten tener músculos más fuertes y reponer energías gracias a los minerales (principalmente potasio y fósforo) que aportan. Este es uno de los motivos por el cual los deportistas de elite eligen consumir nueces y otros frutos secos luego de un entrenamiento o una competencia.

6.Sustituyen los lácteos

Las nueces son ricas en calcio, por ello se recomiendan en las mujeres que están atravesando la menopausia. Muchos médicos afirman que se trata de un excelente sustituto para los lácteos, sobre todo en esta etapa de la vida donde los huesos comienzan a volverse más frágiles. Pueden ayudar también a mejorar la salud bucal y evitar las típicas caídas de piezas dentales.

Se aconseja el consumo de nueces también en las mujeres embarazadas por su aporte de ácido fólico, en personas intolerantes a la lactosa o en aquellas que por diferentes motivos no toman leche (por ejemplo los veganos).

7.Son buenas para la piel

Entre las propiedades de las nueces podemos destacar una que no tiene que ver tanto con la salud interior y que para otros son más bien estéticos. Este fruto seco aporta mucha vitamina E, conocida por sus beneficios para el cutis, y también antioxidantes, que evitan que la dermis presente signos de envejecimiento, las tan famosas arrugas o “líneas de expresión”.

8.Son digestivas

Si tienes problemas de estreñimiento, entonces debes consumir un puñado de nueces al día. Esto se debe a que te permitirán incorporar al organismo una buena dosis de fibra. Esta al llegar al sistema digestivo se “mezcla” con los microbios y bacterias encargadas de digerir los alimentos.

9.Mejoran la circulación sanguínea

La nuez tiene una buena dosis de Vitamina B3, la cual mejora la calidad de la sangre y permite una mejor circulación. También relaja los vasos sanguíneos y reduce la posibilidad de padecer problemas cardiovasculares.

10.Nos ayuda a bajar de peso

Se tiene la idea de que las nueces engordan debido a su alta cantidad de calorías. Sin embargo, el consumo moderado es beneficioso en aquellas personas que quieren adelgazar. Esto se debe a que es un alimento más que saciante y con un solo puñado evitamos tener hambre por horas. Y además son mucho más saludables que otro tipo de alimento que se suele comer mientras se hace dieta.

Son muchas las propiedades de las nueces como para no consumirlas a diario. Por último, destacamos también que mejoran el sistema nervioso, ayudan al sistema inmunitario, reducen los problemas hepáticos, previenen la osteoporosis y mejoran el ánimo.

El consumo moderado (un puñado mano cerrada por día) de nueces es muy bueno para nuestra salud. Desde NOUCA recomendamos comerlas crudas para disfrutarlas como se merecen, aunque también las podemos agregar a batidos, zumos o yogures. ¡Y también en ensaladas y preparaciones saladas!

¿Por qué comprar frutos secos ecológicos?

Cada vez son más las personas que deciden comprar frutos secos ecológicos. No solo por una cuestión de “modas” como creen algunos, sino porque este alimento es más sano y más sabroso que en una producción convencional.

Desde NOUCA apoyamos a todos los productores de frutos secos ecológicos y ofrecemos las mejores opciones para llegar a tu mesa… ¡Y estar presentes en cualquier situación!

La agricultura ecológica en España

Según últimos informes, España es uno de los 10 países con más cantidad de mercados de alimentos orgánicos del mundo. Y no solo para exportación, sino también para comercio interno. Eso es lo que más nos gusta leer y esperamos que sigamos por esta senda (o pasemos a estar en una mejor posición del top 10).

Sin embargo, el consumo per cápita (es decir, por persona), de productos orgánicos está bastante lejos de otros países europeos. España se localiza en el puesto 18 de un ránking liderado por Suiza, Dinamarca y Suecia.

Por supuesto que queda un gran camino por recorrer y la buena noticia es que son cada vez más los que deciden comprar frutos secos ecológicos. Este tipo de cultivo está en el cuarto lugar de preferencia de los españoles en cuanto a lo orgánico: primero los pastos permanentes, luego los cereales, en tercer puesto el olivar y en el quinto los viñedos.

Cada año crece el consumo de alimentos ecológicos en territorio español y esa es la gran noticia. Los frutos secos son el producto elegido para los que quieren comenzar en esta senda de comer de manera más sana.

Diferencias entre ecológico, orgánico o biológico

Antes de comprar frutos secos ecológicos debes saber las diferencias que existen entre diferentes términos utilizados para esta “moda” de paquetes verdes y con dibujos de hojas.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la producción ecológica es aquella que no permite el uso de pesticidas ni fertilizantes químicos. Tampoco acepta las semillas modificadas genéticamente o transgénicas. El cultivo utiliza recursos renovables.

Por su parte, una producción orgánica tampoco permite usar pesticidas o fertilizantes químicos, sin embargo lo orgánico sí puede estar manipulado genéticamente, como por ejemplo las frutas de un dulce.

Otro término que se usa es el de biológico. En este caso no contiene ningún componente alterado genéticamente, ya sea para conseguir un mejor color, duración o volumen.

¿Por qué comprar frutos secos ecológicos?

Ahora que ya sabemos en general la diferencia entre los nombres “verdes” de los productos, pasemos a hablar específicamente de lo que se refiere a comprar frutos secos ecológicos. En una gran mayoría, las personas eligen este tipo de consumo porque los consideran más saludables y porque previenen ciertas enfermedades.

¿Cuáles es la diferencia entre comprar frutos secos ecológicos y convencionales? Básicamente que los primeros tienen una mayor concentración de sus propiedades, no tienen microtoxinas derivadas del uso de agroquímicos, tienen más regulaciones (y más estrictas), la etiqueta garantiza que son confiables y su relación precio-calidad es mayor.

Por su parte, los frutos secos convencionales son más económicos, pero no siempre de buena calidad; además tienen menos regulaciones en cuanto a producción y no cuentan con una etiqueta que les permitan ingresar en cualquier país. Y en cuanto a sabor, este es mucho menor y en algunos casos incluso pasa desapercibido.

Beneficios de comprar frutos secos ecológicos

Comprar frutos secos ecológicos quizás sea un poco más caro, sin embargo, las propiedades que tienen son increíbles. Podemos destacar las siguientes:

1.Ofrecen una composición nutricional de calidad
Los frutos secos ecológicos tienen una alta densidad energética, debido a su gran contenido de grasas “buenas”. Además nos aportan fibra, son sanísimos y muy valiosos nutricionalmente hablando. También cuentan con fósforo, magnesio y calcio, esenciales para la salud de los huesos y el trabajo intelectual.

2.Tienen beneficios para la salud
Además de los mencionados anteriormente, merece la pena destacar que los frutos secos ecológicos tienen ácido fólico que protegen de la anemia; azufre que desintoxica el hígado y mantiene el metabolismo sano y grasas naturales insaturadas que benefician en el sistema cardiovascular, reducen el colesterol y previenen la diabetes.

3.Son amigables con el medio ambiente
Cuando decidimos comprar frutos secos ecológicos estamos haciendo un bien la planeta. Esto se debe a que su producción va de la mano de los ciclos reproductivos de la naturaleza (el hombre no interviene en los tiempos de las plantas) y que además no se emplean fertilizantes ni pesticidas químicos. A su vez, no son alimentos modificados genéticamente.

4.Aportan mucha saciedad
Un puñado de frutos secos tienen un gran efecto saciante, por lo tanto pueden ayudar cuando sentimos ansiedad o comemos “porque sí”. Son aconsejables, en su justa medida, mientras hacemos dieta o queremos comer más sano. Con un puñado de frutos secos nos sentiremos satisfechos por algunas horas porque su digestión es lenta. Sin embargo, no tendremos esa pesadez típica de otros alimentos menos saludables.

5.Son aptos para atletas y vegetarianos o veganos
Los deportistas de alto rendimiento eligen los frutos secos como colación o en cualquier otro momento del día. Esto es porque sacian el apetito, aportan energía y son más sanos que las barras de cereal procesadas.
En el caso de los vegetarianos y veganos, son ideales porque aportan muchas proteínas y son una alternativa saludable para los desayunos o meriendas.

6.Retrasan el envejecimiento celular
Las almendras, nueces y avellanas ecológicas son ricas en tocoferol. Este antioxidante hace que el envejecimiento celular sea muy lento.

7.Tienen un sabor excelente
Si aún no has decidido comprar frutos secos ecológicos, te recomendamos que pruebes al menos una nuez antes de continuar comprando los convencionales. Te darás cuenta de que su sabor es mucho más intenso. Además, es probable que tengan mayor tamaño y sientas más saciedad al consumirlos.

En NOUCA trabajamos día a día para llevarte los mejores frutos secos, amigables con el medio ambiente, saludables, saciantes, deliciosos y con muchas propiedades para tu salud. No dudes en probar nuestros productos y deleitarte con su calidad superior.